El lugar es precioso y todas las niñas que atienden son mega amorosas. Me he hecho las manos con esmaltado permanente más de 10 veces ahí y nunca he tenido un problema. Siempre me duran Casi un mes intactas, me las tengo que hacer de nuevo sólo por el crecimiento. Los diseños que he querido hacerme siempre han quedado idénticos a lo que me imagino y me consta la dedicación y el empeño que ponen todas en que la experiencia general sea agradable y especial. Siempre las recomiendo!