Así como existen personas favoritas en la vida, este es mi lugar favorito de la vida, no sólo es un espacio que entrega un servicio excelente si no toda una experiencia única, desde que llegas te atienden como una reina todo el equipo de trabajo, además se toman el tiempo para que decidas qué es lo que elegirás para el diseño de uñas sin apuros o problemas, así como también te ofrecen siempre un té o café o agüita para refrescar.
Este lugar está en medio del caos de Santiago Centro pero se siente una verdadera desconexión y paz al llegar a este maravilloso nail bar.
Excelente también que atiendan sus dueñas y siempre se esmeren por tener un trato personalizado a cada una.
Recomiendo a todas que vayan, no se arrepentirán, si quieren sentirse increíbles, este definitivamente es el lugar.