“Las mandalas están en todo….Todo, todo!. 
En la comida, en la decoración, es increíble!”

Amparo, es una clienta antigua y frecuente de Mano a Mano. Desde la primera vez que la vimos, supimos que era una mujer muy especial. Venía con una idea clarísima en mente: ¡mandalas en sus uñas!. Desde ese día, la hemos ido conociendo y descubriendo sus talentos e intereses. Amparo es la definción de una mujer emprendedora y visionaria. En esta nueva entreda de “Conversaciones”, quisimos adentrarnos en su mundo,  su emprendimiento y en su relación con la estética de sus uñas. ¡Que disfruten!

¿Cuáles son tus primeros recuerdos relacionados con arreglarte las uñas?

DESDE siempre!. Nací en Ecuador, a los 12 años llegué a Colombia, porque mi mamá es colombiana, ahí me crié y empezó todo. En Colombia, a esa edad, es obvio, que te vas a hacer las uñas. Yo empecé a los 15. Es un rito sagrado. No es un evento, no es algo especial, es como una necesidad. No era pensable tener las uñas desarregladas. En todas partes te puedes hacer las uñas, y todas las mujeres son expertas. También los pies. Las pies y las manos, entonces, es algo que tengo súper marcado en mi. Cuando llegué a Chile me relajé, y definitivamente, hubo un tiempo en que no me las hacía, no le daba tanta importancia. Hay menos presión social.

HACE unos 8 años, volví a hacerme las uñas, porque también, como parte de mi trabajo, les puedo dar un plus más entretenido, pero no fue algo pensado, pero comencé a darme cuenta de que  en las fotos, salen mucho mis manos.

Desde la primera vez que viniste al Mano a Mano, venías con una idea clara de lo que querías…Cómo escoges los diseños?

ES complicado, porque, al final, te das cuenta de que es todo parte de ti. Cómo te vistes. Las uñas, las veo mucho, como parte del cuerpo, entonces qué bonito poder transformarte, y desde ahí, que me encanta hacerme las uñas, porque puedes cambiar. Puedes cambiar de estados de ánimos a través de las uñas.

A veces tengo algo muy marcado por la geometría, me gustan las mandalas. Escojo de acuerdo al sentimiento del momento. Por ejemplo, ahora estoy escogiendo este diseño porque quería un color más pastel, para destacar mis uñas que están más cortas. Es lindo ver la variedad. Este diseño lo tenía pensado porque me encanta y además estoy dando Talleres de Geomtería Sagrada,  entonces, éste es un patrón geométrico que habla del incio de la vida, y es hermoso tenerlo marcado.

Cómo tú sientes que tus uñas expresan tu estilo?

EXPRESAN mi estilo, porque son parte de mi, y también puedes contar una historia a través de ellas.  Es como tener un telón…¡hasta palabras puedes escribir ahí!. y eso también va a reflejar algo de ti.

Cuál es tu color muletilla, que escoges cuando no sabes qué escoger?

NEGRO, definitivo! Con el Negro se soluciona todo. Me voy a sentir bien como sea, si estoy con Negro.

 Cuándo eres más conciente de tus manos? Cuándo las ves más?

EN realidad, yo tengo un tema con las manos, que va más allá que la uñas. Cuando hablo, muevo muchísimo las manos, gesticulo mucho con ellas, entonces, las manos son un todo, como también, los anillos.  Están todo el tiempo presentes en mi, en conversaciones, en todo!. Cuando me doy cuenta, ¡ya, estoy moviendo las manos como loca!. No sólo para el trabajo, sino que para expresarme.

Cuéntame un poco de tu trabajo

NOSOTROS partimos, y te digo nosotros, porque tengo un equipo de trabajo, pero yo soy la fundadora, en el año 2012.  Yo soy de profesión Diseñadora de Ambientes, entonces partí haciendo eso el año 2008.  Partí diseñando ambientes,  vitrinas. Me fui perfeccionando, estudié Vitrinismo en New York. Eso me ayudó mucho,  tener nociones estética, de belleza. Hice muchos montajes de distinto tipo.

ENTONCES, trabajando para una clienta, que tenía un espacio muy pequeño, y necesitaba decorarlo con algo , y no había nada en el mercado que me gustara. Ella tenía un pequeño altar con un Budha muy chico y yo no encontraba qué poner, era un espacio de un metro, pero alto, como 6 metros hacia arriba. Decía…qué pongo? Un cuadro? Un espejo?. Nada me gustaba. Entonces decidí diseñar algo. Y ahí diseñé los mandalas. Pensé en hacerlos de madera, con la técnica que sabía desde la escuela.  Y entonces me entusiasmé con la idea de hacerlo yo, e hice esta geometría que siempre me ha encantado, que se llama La Flor de la Vida. Yo no la conocía  mucho. La dibujé, la mandé a cortar, y después se las pasé a unos maestros para que las pintaran ¡eran grandes!. Y ellos no sabían como pintarlas!. Al final los terminaron pintando con wipes. Nadie en verdad sabía nada! Todo fue hecho cómo por intuición. Era parte de una decoración solamente, y quedaría ahí. Lo instalamos y fue muy impresionante, porque en esa casa hicimos todo y ese espacio que era tan chiquitito, era lo que más llamaba la atención. Era una cosa nunca antes vista. Todos preguntaban  “¿qué es eso?”. El Budha quedó enaltecido. Era enano y quedó como un gigante.

Y así fue como ese mural fue el primero que hice, y esa fue mi última ambientación, porque desde ahí no tomé más proyectos.  El origen es eso.

EN ese momento lo subí a mi página, de mi empresa que se llama Diseño con Sentido, que formé el año 2008, y nadie entendía porque yo le ponía así. Hoy, todo tiene el apellido “con Sentido”.  Y a mi me daba lo mismo. Ahora me dicen por Instagram, que por qué pongo tantas fotos, me preguntan, como aterrados, de cómo me atrevo a romper las reglas! Y a mi me da lo mismo!. Puedo subir 20 si quiero!. Cuando recién partí con Instagram, pensaba que tenía que pagar por subir fotos, y cuando me di cuenta que no, empecé a subir sin límites!.

EN realidad las cosas que me han pasado no han sido premeditadas, sino, más bien, me han pasado.

DESPUÉS de eso, todas las personas me empezaron a pedir ese mural de las mandalas. De pronto tenía muchos pedidos, los aceptaba todos sin saber mucho cómo los haría. Armé un buen pack y los mandé a hacer (en ese tiempo aún no tenía la máquina para hacerlos yo misma). Había aprendido la técnica para hacer cosas en madera a raíz de unos cuadernos que había hecho antes, muy lindos.  Lo importante es que con las herramientas que tienes puedes ir aprendiendo a hacer nuevas cosas. Y eso pienso que me pasó a mi. Y así partió todo!.

Lo interesante es que todo fue saliendo de ti, nunca tomaste ideas de cosas que ya estaban hechas en otro lado….

CLARO! Nunca copié nada. Me puse a investigar, técnicas para pintar, todo. No había de donde copiar! Me pedían lo mismo pero en colores, y yo decía claro!, y luego veía como lo hacía. Y ahí me di cuenta que los maestros no podían estar en eso. Empecé a probar técnicas de mil formas, hasta que dí con la técnica perfecta!.

EN ese tiempo solo partí con mándalas, la flor de la vida.

CUANDO todo empezó a crecer, me di cuenta que no podía poner esto junto con lo que había estado haciendo hasta ese minuto. Tengo que crear otra marca!, Otra página. Otro Instagram. Y así nació: “Mándala Naturaleza Expansiva”, listo.

Dónde te inspiras?

SIN duda: En la Naturaleza!  Con poquito ya tengo. Me encanta viajar, pero no lo necesito para inspirarme. Viniendo para acá me encontré con esta rama, y la tomé, listo!.

NO es que si no salgo me muero un fin de semana. Mi alma es austera!. Con poco estoy lista. No necesito el campo, la grandeza está en lo pequeño. No necesito lo grande para sentirme bien. Me siento muy bien hasta tomándole la foto a una gotita que encontré por ahí. ¡Me autoinspiro!