Cuando pongas o saques nuevamente de tu baño o de tu velador un esmalte de uñas, piensa, cuántas millones de personas, principalmente mujeres, han hecho el mismo ritual por más de 7.000 años de historia. Millones, es así, así de literal, la historia del esmalte o Nail Polish en su término en inglés -o incluso del Nail Art- es así de larga y está llena de altos, bajos, implementación de llamativos accesorios y epifanías memorables, pero también, de largos tramos de aburrimiento y opacidad, sin mucha inspiración.

Hemos caminado hacia atrás o retrocedido, qué en realidad, es avanzar, para entender de la manera más completa y global posible todos los signos de estilo y decoraciones que han transitado a lo largo de las civilizaciones y en los distintos continentes. Aparentemente, nosotras, no somos los únicas o únicos, que nos hemos deleitado con las posibilidades que nos dan las uñas bellas.

Esta podría ser la presentación de los principales hitos, de la Historia del Nail Art.

5.000 AC

Aunque es difícil determinar un lugar o fecha especifica, la mayoría de los estudios apuntan a la región de India, en torno al año 5.000 AC, como la fecha y lugar dónde la práctica del Nail Art habría comenzado, cuando las mujeres usaban la tintura Henna en la punta de los dedos. Esta tendencia perdura hasta el día de hoy.

Las excavaciones de las Tumbas Reales en Ur en el sur de Babilonia (actual Irak) revelaron un conjunto de manicuras de oro macizo grabado. El oro utilizado para dar color y cubrir las uñas, llamado kohl, estaba bien conservado. Los expertos dicen que se usó en torno al año 3.200 AC. El kohl es verde y negro. El uso del color indicó el estatus social de la persona. El negro era para los ciudadanos socialmente relevantes, el verde, para el resto.

3.000 AC

Durante el gran apogeo clásico del Imperio Chino, se desarrolló una compleja laca de goma, de origen arábigo, con gelatina, cera de abejas, tintes vegetales y clara de huevo. Se le agregaban extractos de flor de orquídea machacada y pétalos de rosa, los que ayudaron a producir tonos rosados y rojos, pero también se sabe que la solución era efectiva, sólo, si se aplicaba por largas horas en las uñas, así cuajaba, eso implicaba estar con la pasta final, incluso, durante toda la noche, el factor tiempo, era la garantía de que la pigmentación fuera apropiada. Según un manuscrito Ming del siglo XV, los colores utilizados con mayor frecuencia eran diferentes tonos de rojo y negro.

1.400 AC

Nefertiti y Cleopatra son recordadas, entre otras cosas, como dos de las mujeres más bellas de su tiempo y fueron también, entre otras cosas, las primeras en hacer famoso, sin discusión ninguna, el esmalte de uñas rojo icónico. Probablemente Nefertiti, tiñió sus uñas de un color rojo rubí y Nefertiti habría usado una llamativa sombra carmesí.

Durante sus respectivos reinados, la jerarquía social fue indicada por el color que se usaba. Cuanto más fuerte es el tono rojo, más poder posee la persona.

600 A.C.

Durante la Dinastía Chou de China, la aristocracia, prefirió el uso de oro o plata puestos en coberturas externas, extremadamente largas, que cubrían sus uñas naturales y conseguían que éstas brillaran reluciente y permanentemente. La uña estaba decorada con piedras preciosas y complejos diseños. El color de las uñas estaba estrictamente reservado a la realeza de aquellos días. Bajo estas circunstancias fueron necesarios “guardianes” y/o protectores de sus uñas, no sólo por sus propias uñas, transformadas en verdaderas joyas construidas con metales preciosos, sino que también, porque simbolizaban, en el conjunto, toda su riqueza, influencia, prestigio y también su inclinación al derroche y ocio.

0 – 1800

Durante el largo período de la Edad Media, la manicure fue, casi sin excepción, considerada un tema y práctica pasada. Para ser literal, ¡La Edad Oscura! Solo una vez comenzado el período Renacentista la tradición antigua de uñas con trabajo de manicure comenzó a recuperarse, por el sector femenino de mayores recursos económicos, asegurándose, eso sí, que solo fuera un trabajo de cuidado, nail care, pero no, aún, con uso de color. Fueron los Incas, en América, que desde el siglo XV, comenzaron a hablar de “Arte de Uñas”, tal cual lo entendemos en el presente y lo iniciaron decorando las uñas con intrincadas imágenes de águilas.

1800 – 1900

Será con el inicio de esta época que la búsqueda de un aspecto “limpio”, “reluciente”, hace popular el proceso de brillo y pulido de las uñas, se utilizan cremas y polvos para pulirlas y lograr un resultado suave y naturalmente brillante.

La manicure volvió a ser popular durante la Era Victoriana con un tratamiento basado en la aplicación de un ligero tinte de aceite rojo, acompañado de una capa protectora. Ambos temas, tanto el pulido como el uso de suaves colores, muy mínimo, se debió, en parte, a la penetración e influencia del ideal victoriano de belleza en todos sus ámbitos, belleza interior transparente, higiene física y pureza moral.

Las guías de etiqueta recomendaban el uso de jugo de limón o vinagre, en pequeñas cantidades, para iluminar las puntas de las uñas. Al mismo tiempo que en Madamme Bovary, la novela más famosa de Gustavo Flaubert (1856), se describían las uñas de Emma Bovary como “más relucientes que el más puro marfil”. En un mundo en calma, por poco tiempo, pero en calma, surge la “Belle Époque”, momento en que se da cobijo con enorme entusiasmo a toda manifestación artística y pictórica, y donde el mundo de la moda y diseño encuentra un impulso que no conocía. Los colores nudes y pálidos reinan en medio del sol naciente.

El eliminador de cutícula se creo en el año 1911, el líquido eliminador, ayudó a instalar de manera muy importante el tema del cuidado de las manos y extendió el servicio de la manicure a la mayoría de los Salones.

Década de 1920

Con la llegada de los años 20, podemos decir que llega de manera definitiva, y para quedarse, el concepto moderno, luminoso, creativo y dinámico del Nail Art Moderno. El background del ArtDeco, que surge en el Paris de los 20 y la Bauhaus, de la Alemania Pre-Guerra, serán el nicho perfecto para la consolidación definitiva del Nail Art, como EL complemento necesario.

El catalizador definitivo para la creación del Nail Polish, que hoy tenemos, fue la creación de la pintura de alto brillo para los automóviles en 1920.

Michelle Menard, artista y maquilladora francesa, adaptó esas pinturas hasta lograr una que sirviera para las uñas. Jugó con la fórmula y desarrolló una laca brillante similar al esmalte actual. Para lograrlo, contó con la ayuda de tres hombres, Charles Lachman, químico y los hermanos Revson, Charles y Martín, filantrópicos y empresarios, pioneros de la industria cosmetóloga, dueños a la marca Revlon y sus responsables, por más de cinco décadas.

A partir de la idea original de Menard, crearon un esmalte de uñas opaco y sin fisuras, basado en pigmentos. Al ser creado a partir de productos químicos y no hierbas, tuvo la ventaja de poder elaborarse en grandes cantidades y almacenarse, sin riesgo a perjudicar su calidad. Mientras el frasco permanezca sellado, el barniz será tan bueno, como el primer día de su configuración.

De la mano de la Marca Revlon, que cambia su nombre de Revson a Revlon, nace, en el año 1932, la primera Botella de Esmalte de Uñas, con una fórmula y consistencia, básicamente similar a lo que seguimos manejamos en el presente. Ese año y esa marca permiten instalar en las miradas de millones de personas una gran repisa de colores, para hacer la manicure.

Ese hecho, no sólo permite poner el producto en el mercado, sino que, al hacerlo, lo democratiza, lo hace accesible a la gran mayoría de las personas, lo deja de situar en las esferas exclusivas y también, lamentablemente, la gran mayoría de las veces, excluyentes de los sectores más pudientes de la sociedad y permite que mujeres comunes y corrientes, con vidas cotidianas llenas de mil funciones diarias, puedan acceder a una manicure.

≈VOILA, tenemos Nail Polish≈

 

El gran hito de la década y la primera manicure moderna, será el diseño de la Media Luna, que irá adquiriendo con el tiempo, múltiples combinaciones y detalles. En él, se deja libre el área de la cutícula y se esmalta el resto de la uña. Desde esa fecha, hasta ahora, casi un siglo ya, la industria del Nail Art, la manicure y la inmensa gama de “relacionados” SOLO ha crecido, multiplicado su oferta, ha llegado a gran parte del mundo y se ha instalado en el espacio de la Moda y del Diseño. Los años 20 comenzaron el camino definitivo del Nail Art Moderno, con el sello de la Uñas Rojas y las Media Luna.

La llegada del color al cine, también será un paso de gigante en la industria del esmalte, no sólo en la del cine, las actrices de fama y reconocimiento mundial como Rita Hayworth, tenían los labios y uñas rojas.

annons440tal

Décadas 1930s – 1950s

En 1934, el dentista Maxwell Lappe creó el primer set de uñas falsas para los clientes que se mordían las uñas. Hoy hablaríamos de Uñas Acrílicas o Uñas Gel o Extensiones y en 1955, otro dentista, Frederick Slack, quién después de tratar de reparar una uña rota con acrílico, accidentalmente, inventó lo que se llamó, en ese momento y hasta nuestros días, como la extensión de la uña de acrílico para esculpir.

Década de 1960

Los años del mundo Hippie, de la paz, el llamado a la no violencia activa, las protestas del mundo entero en contra de la guerra de Vietnam, plagaron el imaginario estético compartido de colores pasteles, y el contexto global, tuvo mucho que ver con eso. Cuando estrellas como Farrah Fawcett y Goldie Hawn jugaron con sus ojos (¡y también con el pelo!), dejaron sus uñas más naturales y ese modelo fue la norma extendida, una vez más, nuestro vestir, incluyendo nuestras manos y uñas, era más que una mera manifestación estética.

Década de 1970

La práctica de aplicar Uñas Acrílicas largas, de forma almendrada, con llamativos colores se generalizó en todo occidente y vino de la mano de la posibilidad de acceder al servicio en la mayoría de Salones de Belleza, que incluyeron, sin excepción y con todas sus variables, el servicio de manicure. La imagen ya no era sólo el pelo, sino, que también, eran cientos de mujeres arreglándose y cuidándose sus uñas.

Jeff Pink, norteamericano de origen judío, fundador y presidente de Orly, (término de origen hebrero que significa: “tú eres mi luz”) creó en 1975, como resultado de su observación en el mundo del espectáculo y de las pasarelas de moda, una de las manicures más conocidas y versátiles posibles: The French Manicure. La Manicure Francesa tiene 43 años de vida y sigue siendo uno de los clásicos más permanentes y vigentes al que recurrir.

Década de 1980

Durante los años 80, donde no existió inhibición en la moda, permitió teñir de todos los colores posibles las uñas. Se puso a disposición de los y las usuarias un caleidoscopio de esmaltes de uñas, tan amplio, que iban desde el amarillos neón hasta los fucsias brillantes o azules impactantes. La creatividad en el fashion y las posibilidades ilimitadas de combinación en el outfit, se trasladan de manera total a la creación en el Nail Art.

Década de 1990

Los minimalistas años 90 pusieron de moda los colores tradicionales como Rojos, Nudes o Rosas, y al mismo tiempo tuvo un gran espacio lo llamado “grunge fans” o “grunge style” o anti-moda, que tuvo su paradigma en la Música de Nirvana y su apogeo metálico y black. La masividad en la información, conectividad y accesibilidad a la moda deseada, nos permitía ver, por todos lados, el nude más simple y clásico con el negro metálico más llamativo posible.

Años 2000

Con el inicio de los años 2000s ha existido un nivel de interés y desarrollo, sin precedentes en la historia, ligado al arte e industria de las uñas. Texturas frescas, brillos y/o adornos para uñas que dan como resultado, todos los estilos y formas posibles.

El presente siglo dio la bienvenida a adhesivos, que proporcionan un nivel de complejidad nunca anteriormente conocido para los diseños de manicure.

En el año 2007 se crean los Stick-ons de Minx, marca de adhesivos, que sólo estimula la imaginación y las posibilidades de poner en nuestras uñas, verdaderas obras de arte.

En el año 2008 se crea Shellac (CDN) con el primer Esmalte de Gel o Esmalte Permanente. En la última década, el arte del Nail Art se ha visto complementado con las populares técnicas, ideas y diseños vinculados al DIY Nal Art (en sus siglas en ingles, Do It YourSelf, -hazlo tu mismo-) promovido por blogs, internet, Youtube, redes sociales y todo lo posible de imaginar y que han permitido a muchas y muchos hacer sus propios trabajos, con un gran abanico de diseños y efectos, fáciles de lograr.

En 1911, menos del 25% de las mujeres en los EE. UU. usaban manicure en sus uñas, en salones de belleza o en casa. Según las ultimas cifras oficiales de los censos relaciones al tema, en el año 2015, más del 86% de las mujeres entre 15 y 70 años, usaba servicios de manicures, por lo menos, una vez a la semana.

Larga y buena vida al Nail Art y a su participación definitiva en nuestro ESTILO

 

IMG_7413