En la calle Crobsy, número 17

Hace menos de una semana, de paso por New York visitando a mi hermana, tuve la oportunidad de conocer dos lugares que me rondaban hace tiempo.  Siempre pensando en nuestro Mano a Mano, tratamos de seguir y entender lo que está pasando en la industria de las manos, lo nuevo, lo que está a la vanguardia, lo que resulta y lo que no.

En esta oportunidad, los escogidos fueron Paint-Box y Ten over Ten. Ambos en el corazón del Soho … ¡pocos barrios más cool que éste en el mundo!

Paint-Box, muy correctamente se define a sí mismo como un Moderno Estudio de

IMG_0688Manicure. Desde que entramos nos damos cuenta que nada es al azar: libros y revistas inspiradoras, muebles amplios y claros.  En la calle Crosby expone, uno al lado de otro, sus 18 puestos de manicure (solo manicure), en perfecto orden y azul. Su menú exhibe solo dos alternativas de servicios (manicure de diseño o no, permanente, o no), pero incontables combinaciones de colores para  sus diseños. No hay flores en sus opciones, no hay caras sonrientes, ni cupcakes.

Lo que encontramos son figuras geométricas, puestas una sobre otra, formando elegantes y vanguardistas alternativas. Su dueña, ex editora de la revista Cosmopolitan, diseña con cuidado las alternativas que da a sus clientas. No hay nail art a pedido. Las opciones las dan ellos, y no hay razones para quejarse.

No hay muro de colores en Paint-Box. Al final del menú, están dispuestos los colores que tienen. Desde Chanel hasta L’oreal, pasando por Zoya, Essie y RGB. Escogidos con un cuidado único. Parecían saber qué colores querían ofrecer, y haberlos buscado incansablemente hasta encontrarlos. Conversando con la recepcionista, nos enteramos que todas las manicuristas son en realidad artistas, que desenfundan su paleta de pinceles, y ocupan nuestras afortunadas uñas, como un verdadero lienzo.

Toda una experiencia, siempre repetirle para quienes amamos el Nail Art, la experiencia urbana del color en las manos, es estilo y propuesta que ahí se desarrollan y quienes hacemos de eso, nuestro trabajo diario.

El bar secado, y la copa de vino, por supuesto que ayudan a amar este increíble lugar.

IMG_0705.jpg

Ten over Ten, por su lado, se define como un Nail Bar de barrio, dedicado al simple placer de hacerse las manos. Y bueno…¡es verdad!.

Con mis manos recién pasadas por Paint-Box, era el turno de mis pies.

Tengo que reconocer que amo y disfruto mucho mas hacerme los pies que las manos. Después de las manos siempre está ese cuidado eterno de no estropear el color. En verano, hacerse los pies, es el máximo placer.

Al lado de un restaurant mexicano, se ve una escondida puerta en la que se lee “Ten Over Ten”. Abrimos y subimos por una diminuta escalera, hasta llegar a la puerta de lo que parece ser un departamento.

Mi hermana es cliente frecuente, así que todos nos saludan con familiaridad. Se respira relajo y amabilidad. Elijo un blanco de RGB y me siento en los más cómodos sillones de la vida. Al lado de una iluminada terraza, no parece ser que estamos arriba de la agitada (y siempre en construcción) Houston un día lunes por la mañana.

Entrego mis pies, y me devuelven esto:

¡Una maravilla!

Ya sabe, si por casualidad anda en New York, le juro que éstos dos lugares valen mucho mas la pena que el Time Square!

Francisca

 

Belleza ‘Made in Mexico’ Conoce el orgullo mexicano incorporado en los must haves del momento.

Enamoradas de estos colores…pura inspiración. Pensamos en Frida Kahlo, en los murales de Rivera. Una maravilla la conexión entre la cultura mexicana y éstos productos.

http://www.vogue.mx/belleza/articulos/productos-belleza-hecho-en-mexico/3809

Un homenaje al arte y a la cultura mexicana son los productos cosméticos de Pai Pai, Pitahia y Kuru. Rescatando el amor a México, su alegría y las artesanías, la oferta sale de la mano de obra de artistas locales, logrando una fusión esencial entre arte, moda, belleza, cultura y tradición.

Pai Pai es una innovadora marca de labiales de la más alta calidad. Una pieza de colección, el diseño de sus envases es único y muestra ilustraciones de artistas aztecas como Alejandro López y Oscar Torres. Para futuras ediciones, se continuará colaborando con creadores locales. Cada temporada se crea una nueva serie teñida de tonos diferentes. Algodón de Azúcar, Orquídea y Luz de Bengala son algunos de los colores de los labiales.

productos belleza hecho en mexico

Tal como su nombre lo sugiere, los esmaltes de Pitahia son una auténtica expresión de color, una unión entre la fantasía y el matiz de la naturaleza. El arte no solo es para aplicar sobre papeles o lienzos, sino también en las uñas. Así lo demuestran los colores vibrantes de esta marca de Guadalajara. Diseñados para una mujer joven y emprendedora, los tonos extravagantes de Pitahia invitan a soñar y a recordar a un México lindo y querido.

productos belleza hecho en mexico

Adicionalmente, las lacas de uñas de Kuru, son hechas a mano con pigmentos orgánicos. “ Indies Mexicanos”, sus envases son artesanales, con una tapa de madera y un detalle de material de bolillo. Los colores llamativos como Pensamiento y Hortensia cambian cada temporada de acuerdo a la tendencia. Los ingredientes son 4free, sin tolueno, alcanfor, ftalatos y formaldehido, además de ser libre de parabenos y de crueldad animal.

productos_belleza_hecho_en_mexico_462869224_650x

 

 

 

American Actor and Film Director

Philip Seymour Hoffman

David Edelstein reviews A Most Wanted Man, starring the late Philip Seymour Hoffman:

Part of me wishes that Philip Seymour Hoffman’s final lead performance, in A Most Wanted Man, wasn’t very good. I know that sounds perverse. But if he’d been flailing as an actor at the end, it would make his loss easier to bear from an artistic—if not a human—perspective. The thing is, though, the actor we see in this movie is at his absolute peak. This might even be my favorite Hoffman performance of all, damn it.

Amamos a este hombre, y su pérdida será irremplazable. Tuvimos una suerte inmensa de verlo en vivo en Broadway, en el rol protagónico de la tremenda “The Dead of a Salesman” del no menos tremendo Arthur Miller. Momentos atesorados para siempre.

El Terrible Post N 1 

Hace más de tres años, Tenderini 171 abrió sus puertas para acogernos. Llenamos de colores las opacas murallas, e iluminamos, como si tuvieramos luz natural, el espacio con nuestras ideas: pupitres, madera, murallas de colores, música, experiencias en el mundo, viajes, Santiago, Santiago y Santiago.

Creíamos que nos merecíamos un lugar lindo y acogedor en el centro de Santiago.

No nos equivocamos, y hoy, después de tres años, nos dieron ganas de escribir. Queremos ir relatando nuestros días, nuestras ideas, lo que vemos, lo que queremos, lo que soñamos.

Vamos a ver qué resulta.